ADOLESCENCIA NORMAL ABERASTURY PDF

Dale me gusta en facebook!! Mientras tanto, hay fluctuaciones de identidad: cambios bruscos, variaciones, etc. Lo que tiene como efecto, muchas veces, un crecimiento de la hostilidad hacia los padres y el mundo de los adultos. Los logros del chico lo ponen frente a la necesidad de evaluar sus propias realizaciones y fracasos, y la necesidad de identificarse con la fuerza creativa del hijo.

Author:Tukree Akigor
Country:Syria
Language:English (Spanish)
Genre:Business
Published (Last):19 July 2015
Pages:368
PDF File Size:19.36 Mb
ePub File Size:8.69 Mb
ISBN:577-9-31354-998-7
Downloads:99901
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Gogore



Anna Freud dice que es muy difcil sealar el lmite entre lo normal y lo patolgico en la Diciembre de adolescencia, y considera en realidad a toda la conmocin de este perodo de la vida como nor- mal, sealando adems que sera anormal la pre- sencia de un equilibrio estable durante el pro- ceso adolescente. Sobre esta base, y teniendo en cuenta el criterio evolutivo de la psicologa, es que podemos aceptar que la. Debe por lo tanto comprenderse para ubicar que ellos significan, situacin que se ve compli- sus desviaciones en el contexto de la realidad cada por la propia actitud de los padres, que humana que nos rodea.

Lo que configura una son adultos o estn en vas de serlo. Esta situacin del Para ello, el adolescente no slo debe enfren- adolescente frente a su realizacin evolutiva, tar el mundo de los adultos para lo cual no est basada en las relaciones interpersonales de su del todo preparado, sino que adems debe des- infancia, a la que deber abandonar, lo lleva a prenderse de su mundo infantil en el cual y con la inestabilidad que lo define, constituyendo una el cual, en la evolucin normal, viva cmoda y especie de entidad nosolgica, cuyas caracterS..

Siguiendo las ideas de mal". Este sndrome, producto de la propia si- Aberastury podemos decir que el adolescente tuacin evolutiva, surge, por supuesto, de la realiza tres duelos fundamentales: a el duelo interaccin del individuo con su medio. El mun- por el cuerpo infantil perdido, base biolgica de do de los adultos, como los padres, no acepta las la adolescencia, que se impone al individuo que fluctuaciones imprevistas del adolescente sin no pocas veces tiene que sentir sus cambios conmoverse, ya que reedita en los adultos an- como algo externo frente a lo cual se encuentra siedades bsicas que haban logrado controlarse como espectador impotente de lo que ocurre en hasta cierto punto.

Sabemos muy bien -Y sirva su propio organismo; b el duelo por el rol y la esto tan slo de ejemplo llamativo- la angustia identidad infantiles, que lo obliga a una renun- que suelen manifestar los padres frente a los cia de la dependencia y a una aceptacin de primeros atisbos de conducta genital de sus hi- responsabilidades que muchas veces desconoce, jos adolescentes.

La patologa es siempre expresin Ja juventud, a la que se responsabiliza de la del conflicto del individuo con la realidad, delincuencia, las adicciones a las drogas, la pros- sea a travs del interjuego de sus estructuras titucin, etctera.

La necesidad de elaborar los conflictos, con el desarrollo de personalida- los duelos bsicos a que nos hemos referido des y grupos sociales ms y ms anormales, que anteriormente, obligan al adolescente a recurrir en ltima instancia implican una autodestruc- normalmente a manejos psicopticos de actua- cin suicida de la sociedad. Se produce As vemos al adolescente, de uno y otro sexo, un cortocircuito del pensamiento en donde se en conflicto, en lucha, en posicin marginal observa la exclusin de lo conceptual lgico me- frente a un mundo que coarta y reprime.

Es diante la expresin a travs de la accin, aun- este marginarse del joven lo que puede llevarlo que en forma fugaz y transitoria, lo que dife- a la psicopata franca, a la actividad delictiva, rencia al adolescente normal del psicpata, que o puede tambin ser un mecanismo de defensa persiste con intensidad en el uso de este modo por el cual preserva los valores esenciales de la de conducta.

Es decir es un receptculo propicio para hacerse cargo de los conflictos de los dems y asumir los aspectos ms enfermos del medio en que acta. Monte- video, Revista Uruguaya de Psicoanlisis, 3, 3, Freud, A. Buenos Aires, El Ateneo, Buenos Aires, Paids, Knobel, M. La Pla- en el mundo de los adultos -deseado ta, Revista de la Umversidad de La Plata, 16, 55, y temido- significa para el adolescente la - "Psicopatologa de la adolescencia". En : La Ado- prdida definitiva de su condicin de nifio.

Es lescencia Normal y sus Trastornos Endocrinos. Schteingart y otros. Buenos Aires. Hctor constituye la etapa decisiva de un proceso de Macchi, editor, Los cambios psfoolgicos que se producen en Arch.

Ello slo es posible si se elabora lenta y dolorosamente el duelo por el cuerpo de nio, por la identidad infantil y por la relacin con los padres de la infancia. Pero, al comienzo, se mover en- unin con la pareja sino en la procreacin. Es un perodo de contradicciones, confuso, adulto, puede empezar a aceptar en forma fluc- ambivalente, doloroso, caracterizado por fric- t uante los cambios de su cuerpo y comienza a ciones con el medio familiar y social.

Este cua- surgir su nueva identidad. Ese largo proceso de dro es frecuentemente confundido con crisis y bsqueda de identidad ocupa gran parte de su estados patolgicos. Esto lo lleva a retener, como defensa, con ms frecuencia ante diferentes personas del muchos de sus logros infantiles, aunque tambin mundo externo, que nos podran dar de l ver- coexiste el placer y afn de alcanzar un nuevo siones totalmente contradictorias sobre su ma- status.

Tambin lo conduce a un refugio en su durez, su bondad, su capacidad, su afectividad, mundo interno para poder reconectar se con su su comportamiento e, incluso, en un mismo da, pasado y desde all enfrentar el futuro. Estos sobre su aspecto fsico. El adolescente no quiere ser por el uso de diferentes vestimentas, ms lla- como determinados adultos, pero en cambio, eli- mativas en la nia adolescente, pero igualmente ge a otros como ideales, se va modificando len- notables en el varn, especialmente en el mundo tamente y ninguna premura interna o externa ; ctual.

No slo el adolescente padece este largo pro- La prdida que debe aceptar el adolescente al ceso sino que los padres tienen dificultades para hacer el duelo por el cuerpo es doble: la de su aceptar el crecimiento a consecuencia del senti- cuerpo de nio cuando los caracteres sexuales miento de rechazo que experimentan frente a la secundarios lo ponen ante la evidencia de su genitalidad y a la libre expresin de la perso- nuevo status y la aparicin de la menstruacin nalidad que surge de ella.

No puede todava renun- amenaza inminente de perder la dependencia ciar a aspectos de s mismo y no puede utilizar infantil -si asume precozmente su rol genital y y sintetizar los que va adquiriendo y en esa di- la independencia total- en momentos en que esa ficultad de adquirir una identidad coherente dependencia es an necesaria.

Cuando la con- reside el principal obstculo para resolver su ducta de los padres implica una incomprensin identidad sexual. Slo algunos logran el hallazgo de ensayos y pruebas de prdida y recuperacin de encontrar el lugar de s mismo en su cuerpo y ambas edades: la infantil y la adulta.

Confron- hasta hoy. Su idea de reforma y esto crea un problema generacional no siem- del mundo se traduce en accin. Tiene una res- pre bien resuelto. Adquiere teoras estticas y ticas. Con- los por los hijos, necesitan hacer el duello por fronta y soluciona sus ideas sobre la existencia el cuerpo del hijo pequeo, por su identidad de o inexistencia de Dios y su posicin no se acom- nio y por su relacin de dependencia infantil.

Qu conflictos conscientes e incons- soluciones. Tambin los padres tienen que des- cientes conducen a los padres a ignorar o a no prenderse del hijo nio y evolucionar hacia una comprender la evolucin del hijo? El problema relacin con el hijo adulto, lo que impone mu- muestra as otra cara, escondida hasta hoy bajo chas renuncias de su parte.

Al mismo tiem- te al adulto es, en parte, una defensa para eludir po, la capacidad y los logros crecientes del hijo la depresin que le impone el desprendimiento lo obligan a enfrentarse con sus propias capa- de sus partes infantiles, pero es tambin un jui- cidades y a evaluar sus logros y fracasos.

En cio de valor que debe respetarse. Adems, la este balance, en esta rendicin de cuentas, el hijo desidealizacin de las figuras parentales lo sume es el testigo ms implacable de lo realizado y en el ms profundo desamparo. Slo si puede identificarse con Sin embargo, este dolor es poco percibido por la fuerza creativa del hijo, podr comprenderlo los padres que suelen encerrarse en una actitud y recuperar dentro de s su propia adolescencia.

Este enfo- Ni el nio ni sus padres podrn recuperar ese que ser siempre incompleto si no se toma en cuerpo aunque pretenden negarlo psicolgica- cuenta la otra cara del problema: la ambivalen- mente o mediante atuaciones en las cuales la cia y la resistencia de los padres a aceptar el vida familiar y la sociedad pretenden compor- proceso de crecimiento.

Tiene que renunciar a su condicin l, de adulto a adulto. Se produce en El adulto se aferra a su mundo de valores este momento un incremento de la intelectuali- que con triste frecuencia es el producto de un zacin para superar la incapacidad de accin fracaso interno y de un refugio en logros tpi- que es la correspondiente al perodo de omni- cos de nuestra sociedad alienada.

El adolescente potencia del pensamiento en el nio pequeo. Pero aqu los trastornos son de este modo inevitables; pue- tambin podemos y debemos plantearnos el in- den ser transitorios, ueden ser elaborables, terrogante : es as slo por una necesidad del pero debemos plantearnos si gran parte de su adolescente o tambin es una resultante de un dolor no podra ser mitigado cambiando estruc- mundo que le prohbe la accin y lo obliga a re- turas familiares y sociales.

Por ejemplo: obtener que surgen de su ambivalencia entre el impulso una satisfaccin suficiente adecuada en el al desprendimiento y la tendencia a permanecer tiempo a las necesidades fundamentales de la ligado. De este modo crea para s una nueva la mujer; lo mismo ocurrir en lo que se refiere plataforma de lanzamiento desde la cual podr a la nia con el padre. Sin embargo, la realidad iniciar conexiones con nuevos objetos del mun- ofrece pocas veces al nio y al adolescente estas do externo y preparar la accin.

Con frecuen- ola de crecimiento suele reaccionar con una to- cia el adolescente se somete a un lder que lo tal incomprensin, con rechazo y con un refor- politiza y, en el fondo, reemplaza a las figuras zamiento de su autoridad. Por mi parte con- proceso. Sucede que el nio mismo nece- fuerzas del orden familiar y social. Pero slo llega a como sus males, en busca de una sociedad que esta conformidad mediante un largo proceso de ponga la agresin al servicio de los ideales de duelo, a travs del cual no slo renuncia a su vida y eduque las nuevas generaciones con vis- cuerpo de nio sino que abandona la fantasa tas a la vida y no a Ja muerte.

Entonces s puede aceptar violencia y destruccin no ofr. El adolescente, cuyo hombre a las fantasas de procreacin dentro de sino es la bsqueda de ideales y de figuras idea- su propio cuerpo y la mujer a la omnipotencia les para identificarse, se encuentra con la vio- maternal. En una palabra, la nica forma de lencia y el poder : tambin los usa.

Sabe lo que no quiere mucho traduce en confusiones, trastornos y sufrimien- ms que lo que quiere ser y hacer de s mismo ; tos para asumir la paternidad o la maternidad.

Es llamativo, ms violencia por desesperacin y desgraciada- adems, que slo se hayan sealado hasta ahora mente es en este momento decisivo de la crisis los aspectos ingratos del crecimiento, dejando adolescente cuando los padres recurren por lo de lado la felicidad y la creatividad plenas que general a dos medios de coaccin : el dinero y la caracterizan tambin al adolescente.

El artista libertad. De estas tres exigencias los padres parecen Lo especfico del conflicto en este perodo es ocuparse en especial de la primera: la libertad algo totalmente indito en el ser : su definicin en las salidas y horarios, pero ms profunda- en la procreacin y la eclosin de una gran ca- mente este control sobre las salidas y horarios pacidad creativa.

Buscan logros y encuentran significa el control sobre las otras libertades: la satisfacciones en ellos. Si estos logros son des- ideologa, el amor y el trabajo. Cuando los pa- estimados por los padres y la sociedad, surgen dres responden ante la demanda de libertad res- en el adolescente sufrimiento y rechazo. Pero tringiendo las salidas o utilizando la dependen- el dilogo del adulto con el joven no puede ini- cia econmica "cortando los vveres", es que ciarse en este perodo, debe ser algo que ha ido hubo algo mal llevado en la educacin anterior aconteciendo desde el nacimiento ; si no es as, y los padres se declaran vencidos.

El adolescente el adolescente no se acerca a los adultos. Si ese tanteos de esa vocacin. Estos tienen el mismo dilogo no se ha establecido es muy difcil que significado que los primeros tanteos en la vida.

Necesitan vivir sus experiencias ms informados. Valoran ms el amor y el sexo para ellos. Exigir informacin es tan patolgico y para ellos ste permite realmente "un acto de como prohibir y es muy diferente a escuchar. Es frecuente que los padres se cho ms que el hecho de recibir de sus padres quejen de que ya no es posible hablar entre la llave de la casa o, incluso, un departamento ellos, de que los hijos adolescentes "toman la para vivir solos.

Saben que hay otra libertad palabra" y copan la situacin. Esos padres no que atae a cada uno de ellos y a toda una co- se han dado cuenta de que escuchar es el cami- munidad de jvenes. El adolescente de hoy, como el de todos sienten "modernos" cuando les dan a los hijos los tiempos, est harto de consejos, necesita ha- la oportunidad de tener aventuras o cuando cer sus experiencias y comunicarlas, pero no frente a la hija defienden una ideologa que con- quiere, no le gusta ni acepta que sus experien- sideran casi revolucionaria : sin embargo la po- cias sean criticadas, calificadas, clasificadas ni sicin de ellos frente al amor no es la misma confrontadas con las de los padres.

El adoles- que la de la generacin actual. Existe en la ge- cente percibe muy bien que cuando los padres neracin pasada una tendencia, que fue muy comienzan a controlar el tiempo y los horarios estudiada por Freud, a considerar un amor re- estn controlando algo ms: su mundo interno, bajado y un amor idealizado. La generacin su crecimiento y su desprendimiento. El joven actual es mucho ms sana y tiende a integrar sano de hoy est de vuelta de muchas de las en un solo objeto estos dos aspectos.

Casi todos saben ya que la lescencia temprana mujeres y varones pasan por libertad sexual no es promiscuidad, pero sien- un perodo de profunda dependencia donde ne- ten y expresan la necesidad de hacer experien- cesitan de ellos tanto o ms que cuando eran cias que no siempre son totales pero que nece- bebes, que esa necesidad de dependencia puede sitan vivir. Para que puedan hacerlo tienen que ser seguida inmediatamente de una necesidad hallar cierta aprobacin en sus padres para no de independencia, que la posicin til en los pa- sentir culpa.

Para esto ser necesario la fuerza que va adquiriendo como del miedo del que ellos mismos vayan viviendo el desprendi- adulto. Un debe ser buscada con la ayuda de trabajadores dato aparecido en la revista de la UNESCO en- de todos los campos del estudio del hombre que cierra dentro de su verdad matemtica un pro- investiguen para nuestra sociedad actual las ne- nstico que aterrar a ms de un adulto. Ha- cesidades y los lmites tiles que permitan a un blando de la juventud, seala que el aumento adolescente desarrollarse hasta un nivel adulto.

Se calcula que en el ao , el n- Es un momento crucial en la vida del hombre y mero de habitantes entre quince y veinticuatro necesita una libertad adecuada con la seguridad aos, habr aumentado de millones a un de normas que le vayan ayudando a adaptarse billn millones.

Captulo 2 - "Adolescencia y Psicopata", en A. Aberastury y otros: Psicoanlisis de la mana y psicopatfo. Bue- nos Aires, Paids, , pg. Garbarino, M. Por supuesto, lo mismo Josselyn, Irene M.

EXECUTIONER PIERREPOINT PDF

Resumo do livro adolescĂȘncia normal

.

EVERFOCUS EPTZ3000 PDF

La adolescencia normal - Un enfoque psicoanalĂ­tico - - Arminda Aberastury y Mauricio Knobel

.

IMM 5257 CANADA PDF

Arminda aberastury adolescencia normal pdf

.

THE RECONNECTION HEAL OTHERS HEAL YOURSELF PDF

Arminda Aberastury

.

Related Articles